Esperanza Abot, Eugenio Hermoso, Rafael Aguilera, Pedro Gomez, Antonio Brunt, Sebasztian Garcia Vazquez, Vazquez Diaz, Jose Caballero, Jose Maria Labrador,  Manuel Cruz,  Gomez Feu
Menu Principal

Un Escrito Interesante


Escritos sobre Pintura

+ Destacados

Colaboraciones Documentales

Pintura Andaluza

Escritos


LA PINTURA ANDALUZA DEL SIGLO XIX

El siglo XIX fue uno de los períodos más fecundos del arte andaluz tras la decadencia que siguió a la muerte de Murillo y el predominio de pintores extranjeros en la corte de los primeros Borbones. Desde los años treinta del siglo XIX, Sevilla y otras capitales andaluzas se beneficiaron de un notable auge económico. Pero más importante que ello, fue la llegada a Andalucía de viajeros provenientes de Inglaterra y de otras partes de Europa. Estos primeros «turistas» habían comenzado a recorrer nuestro país a fines del siglo XVIII, pero fue en el segundo cuarto del siglo siguiente cuando su presencia se hizo masiva, fruto de las repercusiones que tuvo en toda Europa la Guerra de Independencia (1808-1813) y de la popularización del gusto romántico por lo exótico. Andalucía protagonizó, como ninguna otra región, el «mito romántico de España». Sevilla y Granada principalmente, acogieron a escritores y pintores como Washington Irving, Richard Ford, Théophile Gautier, Alexandre Dumas, David Roberts, John Frederick Lewis, Alfred Dehodencq, Gustave Doré, etc., quienes fijaron la imagen de «lo español». Paralelamente, en el extranjero creció la demanda de obras capaces de plasmar los principales paisajes, monumentos y costumbres del sur de España.

EL PAISAJISMO ROMÁNTICO
Se caracteriza por enfatizar las imágenes de una naturaleza apacible y serena, pintando con la convicción de que en las cosas sencillas e inmediatas se encuentra el sentido de la existencia humana. Los pintores andaluces se nutrieron del ejemplo de algunos de los artistas citados, tal como se aprecia en obras de Manuel Barrón y José Domínguez Bécquer, fieles a los modelos de David Roberts. Ambos artistas son considerados hoy en día los padres de la pintura andaluza de siglo XIX. Barrón, junto a Andrés Cortés, creó un tipo de paisaje escenográfico no exento de anecdotismo costumbrista.

EL COSTUMBRISMO ROMÁNTICO
Aparece combinado frecuentemente con el sentimiento religioso. Queda como testimonio de una épooca. Representativo de este estilo es José Domínguez Bécquer, quien llevó a cabo de forma casi industrial pequeños cuadros dotados de una visión complaciente de la vida y las costumbres andaluzas, que gozaron de una gran demanda en el mercado inglés. Fallecido prematuramente, su labor fue continuada por su primo, Joaquín Domínguez Bécquer, quien llegó a ser pintor de cámara de Isabel II. Entre los primeros costumbristas andaluces cabe citar, asimismo, a Manuel Cabral Aguado Bejarano, Manuel Rodríguez de Guzmán y Ángel María Cortellini.

EL CONSTUMBRISMO TARDÍO
En Andalucía el costumbrismo perduró hasta finales del siglo XIX, cada vez más asentado en el gusto de la pequeña burguesía local. En las obras ya tardías de José Jiménez Aranda, José García Ramos, Manuel Wssel de Guimbarda, Joaquín Turina y José Rico Cejudo, se aprecia, además, la conjunción del tipismo anterior con una observación más pormenorizada de las figuras y del entorno urbano, surgida al hilo del Realismo francés.

EL PRECIOSISMO
En la evolución de la pintura andaluza del siglo XIX también cabe mencionar el importante hito que supuso la estancia de Mariano Fortuny y Martín Rico en Sevilla y Granada, en 1871. Su obra preciosista, pero a la vez dotada de un nuevo sentido luminoso, no careció de repercusión en artistas como los mencionados Jiménez Aranda y García Ramos, o en José Moreno Carbonero, Salvador Sánchez Barbudo y Antonio Reyna.

PAISAJISMO TARDÍO
Otro artista vinculado a Fortuny en sus primeros años fue el sevillano Emilio Sánchez Perrier. A comienzos de los años ochenta, Sánchez Perrier conoció en París la obra de Corot y de los pintores de la Escuela de Barbizon, lo que provocó un fuerte giro naturalista en su pintura. De nuevo en España, fundó una colonia de paisajistas en Alcalá de Guadaira, en las proximidades de Sevilla, a la que también se unieron Jiménez Aranda y Manuel García Rodríguez. El paisajismo andaluz de finales de siglo se nutrió, asimismo, de las enseñanzas de Carlos de Haes a través de la figura de Emilio Ocón. Formado en Madrid junto al pintor belga, Ocón se convirtió a su vez en la cabeza de toda una generación de pintores malagueños dedicados a la pintura de marinas, entre los que destacan Guillermo Gómez Gil y Ricardo Verdugo Landi.

CAMBIO DE SIGLO Y MODERNIDAD
El final del siglo XIX y el comienzo del XX trajo aparejado el replanteamiento de los rasgos peculiares del arte andaluz a partir de nuevas corrientes plásticas como el Impresionismo, el Simbolismo o el Fauvismo. Es lo que se conoce como el Regionalismo, a cuya órbita cabe adscribir la pintura de artistas como José María López Mezquita, José María Rodríguez-Acosta, Gonzalo Bilbao, Gustavo Bacarisas y Julio Romero de Torres.

 


Login



Nuevas Obras de
 
Juan Romero de la Rosa
Angel Cabel
Angel Cabel

Bunas Noticias
EXPOSICIÓN ANTOLOGICA DE PILAR BARROSO EN EL MUSEO DE HUELVA del 18 de diciembre al 31 de enero 2014
------------

SUSANA PEREZ BARREDA ilustra el cuento "Como el agua" de Carmen Sara Floriano Pardal de la editorial Slipyslaps.
------------

SUSANA PEREZ BARRERA ilustra el libro de Abdeljabar Driouach "Me llamo Abdel y un día soñé que ..." editado por la Fundacion Caja Rural del Sur

Un pintor Onubense
Alonso Miguel de Tovar
ALONSO MIGUEL DE TOVAR (Higuera de la Sierra 1678 1752)